Need something? Call us: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Text Size:

Tratamiento de la Artritis

Tratamiento de la artritis y otras enfermedades reumáticas

Desgraciadamente, no existe cura para la enfermedad reumática (a excepción de la artritis infecciosa, que se puede curar con antibióticos si se diagnostica o se detecta a tiempo). El objetivo del tratamiento consiste a menudo en reducir el dolor y la inflamación, y en garantizar que la articulación funcione correctamente. Cada plan terapéutico diseñado por el médico debe estar específicamente adaptado al tipo de enfermedad reumática del paciente, así como a su gravedad. Los planes terapéuticos suelen incluir tanto estrategias a corto plazo como estrategias a largo plazo, entre las que se incluyen las siguientes:

Alivio a corto plazo

  • Medicamentos. Los medicamentos a corto plazo contra el dolor o la inflamación pueden incluir analgésicos como el paracetamol, la aspirina, el ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides.

  • Frío y calor. Se puede conseguir un alivio temporal aplicando calor húmedo (baño o ducha caliente) o calor seco (paño caliente) sobre la articulación. También se alivia el dolor colocando una bolsa de hielo envuelta en una toalla sobre la articulación. El frío también ayuda a disminuir la hinchazón.

  • Inmovilización articular. La utilización de una tablilla (férula) o aparato ortopédico puede contribuir al descanso de la articulación y protegerla de daños mayores.

  • Masajes. El golpeteo suave o el amasamiento de los músculos doloridos pueden incrementar el flujo de la sangre y dar calor al músculo.

  • Estimulación eléctrica transcutánea de los nervios (su sigla en inglés es TENS). Con la utilización de un pequeño aparato que emite suaves impulsos eléctricos a las terminaciones nerviosas que están bajo la piel en la zona de la articulación dolorida se puede aliviar temporalmente el dolor. El TENS bloquea los mensajes de dolor para que no lleguen al cerebro, con lo que se modifica la percepción del dolor.

  • Acupuntura. La acupuntura, realizada por un terapeuta acupunturista licenciado, consiste en la utilización de pequeñas agujas que se insertan en puntos específicos del cuerpo. Al parecer, la acupuntura estimula la liberación de productos químicos naturales elaborados por el cerebro o el sistema nervioso para aliviar el dolor.

  • Dispositivos de asistencia. Bastones, muletas y andadores pueden ayudar a mantener el estrés fuera de ciertas articulaciones y para mejorar el equilibrio.

  • Equipo de adaptación. Dispositivos para ayudar a alcanzar y agarrar permiten a las personas a ampliar su alcance y reducir los capachos. Dispositivos para ayudar a vestirse ayudan a la gente vestirse con más facilidad.

Alivio a largo plazo

  • Medicamentos. Existen varios tipos de medicamentos que se pueden utilizar a largo plazo para reducir el dolor y los síntomas; algunos de ellos son los siguientes:

    • Antinflamatorios no esteroideos. Estos medicamentos, como la aspirina o el ibuprofeno, ayudan a disminuir el dolor y la inflamación.

    • Medicamentos que modifican la enfermedad reumática. Estos medicamentos, que deben ser recetados por un médico, pueden interferir en el curso de la enfermedad haciendo que progresen más lentamente e influyendo o corrigiendo las anomalías del sistema inmunológico relacionadas con la enfermedad. Algunos ejemplos de este tipo de medicamentos son el metotrexato, la hidrocloroquina, la penicilamina y las sales de oro.

    • Corticoesteroides. Los corticoesteroides son medicamentos que contienen hormonas para tratar las enfermedades reumáticas. Estos medicamentos, como por ejemplo la prednisona, pueden administrarse por vía oral o mediante una inyección.

  • Reducción del peso. El sobrepeso pone más tensión sobre las articulaciones que soportan el peso del cuerpo, como las rodillas o las caderas.

  • Ejercicio. Ciertos ejercicios, como nadar, pasear, la gimnasia aeróbica suave y ejercicios de rango de movimiento amplio pueden contribuir a aliviar el dolor y la rigidez de las articulaciones. Los estiramientos pueden ayudar a mantener flexibles las articulaciones.

  • Cirugía. Hay varias opciones quirúrgicas en función de los conjuntos involucrados. Opciones quirúrgicas pueden incluir la artroscopia, la fusión, o reemplazo de articulaciones.

  • Control del ritmo. Para preservar la energía y reducir el estrés sobre sus articulaciones, vaya usted a su propio ritmo (alternando periodos de actividad y periodos de reposo). Con ello ayudará a proteger sus articulaciones y reducir los síntomas de enfermedad reumática.

Online Medical Reviewer: Louise Akin, RN, BSN
Online Medical Reviewer: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Last Review Date: 10/15/2012
© 2000-2014 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.