Serving all people by providing personalized health and wellness through exemplary care, education and research.

Health Source Library
Need something? Call us: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Text Size
Share

Deshidratación e insolación

El peligro de deshidratación e insolación

La deshidratación y la insolación son dos enfermedades relacionadas con el calor muy comunes y que pueden poner en peligro la vida si no se tratan.

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es una enfermedad relacionada con el calor que puede ser seria, además de ser un peligroso efecto secundario de la diarrea, los vómitos y la fiebre. Los niños y las personas mayores de 60 años de edad son especialmente susceptibles a la deshidratación.

¿Cuáles son las causas de la deshidratación?

En condiciones normales, todos perdemos agua de nuestro cuerpo a diario a través del sudor, las lágrimas, la orina y las heces. En una persona sana, esa agua se repone al beber líquidos y comer alimentos que contengan agua. Cuando una persona se pone muy enferma debido a la fiebre, la diarrea o los vómitos, se presenta deshidratación. También se produce cuando alguien se expone demasiado al sol y no bebe suficiente agua. Se produce cuando el cuerpo pierde agua y sales del cuerpo esenciales como sodio y potasio.

En ocasiones, la deshidratación puede ser causada por medicamentos, como los diuréticos. Estos agotan los líquidos y los electrolitos del cuerpo. Sea cual sea su causa, la deshidratación debe tratarse lo antes posible.

¿Cuáles son los síntomas de la deshidratación?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la deshidratación. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sed

  • Micciones menos frecuentes

  • Piel seca

  • Fatiga

  • Aturdimiento

  • Mareo

  • Confusión

  • Boca y mucosas secas

  • Aumento del ritmo cardíaco y de la respiración

En los niños, los síntomas adicionales pueden incluir:

  • Boca y lengua secas.

  • Ausencia de lágrimas al llorar.

  • Varias horas sin mojar pañales.

  • Ojos, mejillas o abdomen hundidos.

  • Desgano.

  • Irritabilidad.

  • Piel que no vuelve a su sitio al pellizcarla y soltarla.

Los síntomas de la deshidratación pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas de salud. Hable siempre con su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

Tratamiento de la deshidratación

Si se detecta pronto, la deshidratación generalmente se puede tratar en casa según los consejos de un proveedor de atención médica. En los niños, las instrucciones para darles alimentos y líquidos pueden ser diferentes dependiendo de las causas de la deshidratación, por lo que es importante que hablar con el proveedor de atención médica de su hijo.

En caso de deshidratación leve, se recomienda rehidratar simplemente bebiendo líquidos. Muchas bebidas deportivas que existen en el mercado pueden reponer de forma eficaz los líquidos, electrolitos y equilibrio de sales del cuerpo.

En la deshidratación moderada pueden ser necesarios líquidos intravenosos (sueros). Si se detecta a tiempo, una rehidratación simple puede ser eficaz. Los casos de deshidratación grave deben tratarse como una emergencia médica que hay que tratar en el hospital y, si es necesario, con líquidos intravenosos. Se debe actuar de inmediato.

¿Cómo se puede prevenir la deshidratación?

Tome precauciones para evitar los efectos nocivos de la deshidratación, incluso las siguientes:

  • Beba abundantes líquidos, sobre todo cuando esté trabajando o jugando bajo el sol.

  • Asegúrese de beber más líquido del que pierde.

  • Intente programar las actividades físicas al aire libre en las horas más frescas del día.

  • Tome bebidas deportivas adecuadas para mantener el equilibrio de los electrolitos.

  • En los bebés o en los niños pequeños, las soluciones de tipo Pedialyte ayudarán a mantener el equilibrio de electrolitos durante las enfermedades o la exposición al calor. No intente hacer en casa soluciones de líquidos y sales para los niños.

¿Qué es la insolación?

La insolación es la forma más grave de enfermedad por calor y es una emergencia que pone en peligro la vida. Se produce como resultado de una exposición larga y extremada al sol. En este caso, la persona no suda lo suficiente como para que baje su temperatura corporal. Los ancianos, los bebés, las personas que trabajan al aire libre y quienes toman cierto tipos de medicamentos o beben alcohol son más susceptibles de padecer una insolación. Es una afección que se desarrolla rápidamente y que necesita tratamiento médico inmediato.

¿Cuáles son las causas de la insolación?

Nuestros cuerpos producen una enorme cantidad de calor interno y normalmente nos enfriamos mediante la transpiración e irradiando calor a través de la piel. Sin embargo, en determinadas circunstancias como, por ejemplo, calor intenso, humedad elevada o actividad intensa bajo el sol, este sistema de enfriamiento puede empezar a fallar. Esto permite que el calor se acumule hasta niveles peligrosos.

Si una persona se deshidrata y no puede sudar lo suficiente como para enfriar su cuerpo, su temperatura interna aumenta hasta niveles peligrosos. Esto causa la insolación.

¿Cuáles son los síntomas de una insolación?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la insolación. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de cabeza

  • Mareo

  • Desorientación, agitación o confusión

  • Aletargamiento o fatiga

  • Convulsiones

  • Piel seca y caliente; enrojecida pero no sudorosa

  • Temperatura corporal elevada

  • Pérdida del conocimiento

  • Latidos del corazón rápidos

  • Alucinaciones

Los síntomas de una insolación pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas de salud. Hable siempre con su proveedor de atención médica para recibir un diagnóstico.

Tratamiento de la insolación

Es importante que la persona reciba tratamiento inmediatamente ya que la insolación puede provocar daños permanentes o la muerte. Existen algunas medidas inmediatas de primeros auxilios que usted puede tomar mientras espera que llegue ayuda, entre las que se incluyen las siguientes:

  • Lleve a la persona a una zona que no esté al aire libre.

  • Desvístala y aplíquele con suavidad agua fría en la piel y después abaníquela para estimular la transpiración (sudor).

  • Aplíquele bolsas de hielo en la ingle y las axilas.

  • Acueste a la persona en una zona fresca con los pies ligeramente elevados.

A menudo son necesarios líquidos intravenosos para compensar la pérdida de líquidos o de electrolitos. Generalmente se aconseja reposo en cama y la temperatura corporal puede fluctuar de forma anormal durante semanas después de la insolación.

¿Cómo se pueden evitar las insolaciones?

Existen precauciones que pueden ayudarle a protegerse contra los efectos adversos de la insolación. Entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Beba abundantes líquidos durante las actividades al aire libre, sobre todo en los días calurosos. El agua y las bebidas deportivas son las bebidas más apropiadas. Evite el té, el café, las bebidas con gas y el alcohol, ya que pueden provocar deshidratación.

  • Utilice ropa ligera, de tejidos apretados, floja y de colores claros.

  • Programe las actividades físicas al aire libre en las horas más frescas del día.

  • Protéjase del sol utilizando un sombrero, gafas de sol y sombrilla.

  • Vaya aumentando gradualmente el tiempo que pasa al aire libre para permitir que su cuerpo se acostumbre al calor.

  • Durante las actividades al aire libre, descanse a menudo para tomar alguna bebida y rocíe su cuerpo con un aerosol para evitar el sobrecalentamiento.

  • Intente pasar el mayor tiempo posible en casa en días muy calurosos y húmedos.

Si vive en una zona con clima caluroso y tiene una enfermedad crónica, hable con su proveedor de atención médica sobre las precauciones adicionales que puede tomar para protegerse de la insolación.

Last Review Date: 12/21/2016
© 2000-2017 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.